La ópera

La obra basada en la célebre novela La Tribuna de la escritora coruñesa Emilia Pardo Bazán, destaca por ser la primera manifestación de tendencia naturalista literaria en nuestro paìs. Ambientada en su ciudad, a la que llama Marineda, su acción transcurre a mediados del siglo XIX, en los convulsos años previos a la implantación de la República Federal y nos presenta el mundo del proletariado y de la actividad laboral representada por la Fabrica de Tabacos donde trabaja Amparo, la protagonista, enfrentada al mundo burgués representado por su amante Baltasar. Ella le oculta su embarazo y emprende sola su lucha por todo aquello que significa libertad.

El reparto

Amparo ......................

Ana .............................

Rosendo ....................

Chinto .........................

Baltasar ......................

Borrel ..........................

Presidente .................

4 Operarias ...............

Obrero ........................

Sra. García e hijas ...

Sacerdote ..................

Pastor I / II ..................

Capataz ......................

Cigarreras I / II / III ...

Partera ........................

Coro mixto doble

Niños

Orquesta:

  • Maderas triples

  • 4 trompas

  • 3 trombones y tuba

  • Timbales / percusión

  • Arpa y celesta

  • Cuerda grande

Mezzosoprano / Sopr. dramática

Soprano ligera / lírica

Bajo

Barítono

Tenor

Bajo

Barítono

Mezzosoprano / Soprano

Barítono

voces recitadas

Barítono

Tenor o Barítono / Barítono o Bajo

Tenor

Mezzosoprano / Soprano

Alto

La trama

Acto I

Chinto, un joven aldeano de origen muy humilde, trabaja como jornalero para el amargado barquillero Rosendo, vendiendo sus productos en la calle. Está perdidamente enamorado de Amparo, hija de Rosendo que acaba de iniciar su andadura de cigarrera, siendo Chinto despreciado violentamente por ella. Aparecen Baltasar y Borrel, dos oficiales de la burguesía. Borrel, siempre interesado en los lances amorosos de sus compañeros, anima a Baltasar a fijarse en Amparo. Estos se ven y sienten un amor a primera vista, aún sin hablarse directamente, eso a pesar de los intentos de Chinto de llamarle la atención a Amparo.

En la Fábrica de Tabacos, Amparo ejerce de líder del movimiento revolucionario entre las cigarreras, siendo la única que sabe leerles noticias de la prensa revolucionaria. Ana le advierte a Amparo que no se meta con Baltasar, por lo inviable que resultaría esa relación, opinión que es fuertemente rechazada por Amparo. Irrumpe un grupo  de empleados de la fábrica anunciando entre vítores la inminente llegada de los Delegados de Cantabria, un grupo de activistas políticos revolucionarios que vienen a constituir la Unión del Norte.

Constituida la reunión entre gran revuelo social, entran en escena Amparo y las cigarreras, manifestándoles a los delegados su apoyo inequívoco. Amparo ejerce de representante del colectivo, exponiéndoles a los revolucionarios sus sueños y deseos. El presidente de los delegados manifiesta su asombro sobre Amparo y su determinación, nombrándola La Tribuna entre la aclamación general de los presentes.

 

Acto II

 

Se está festejando la Fiesta de la Candelaria, muy propia de la tradición gallega, y delante de las cigarreras, que están adornando un chiringuito para tal efecto, pasa una procesión cantando. Baltasar y Borrel siguen los eventos desde lejos. Cuando se presenta la ocasión, se acercan a Amparo y Ana e inician una merienda, durante la cual Borrel se ocupa de alejar a Ana, con tal de dejar a Baltasar a solas con Amparo. Este aprovecha la situación para declararle su amor, y a pesar de sus reticencias iniciales, Amparo se deja seducir con ganas, eso sí: haciéndole jurar a Baltasar su futuro matrimonio.

Tres meses más tarde, las cigarreras vuelven a estar reunidas en el mismo lugar, comiendo y bailando, cuando pasan dos pastores protestantes, intentando encontrar adeptos a su confesión. Las cigarreras, influenciadas por la mala reputación de los protestantes ingleses, los rechazan con suma beligerancia, denigrándolos y ridiculizándolos. Quedan solas Amparo y Ana, y esta le pregunta por su relación con Baltasar. Amparo le expone su sueño de un futuro sin clases sociales y le confiesa que está embarazada de Baltasar, sin que este aún lo sepa. Entra Baltasar con un ademán que hace presagiar lo peor, haciendo que Ana se retire. Le comunica a Amparo que tendrá que romper su relación, por culpa de sus obligaciones. Esta, perpleja, no se rinde, le exige fieldad y que cumpla su palabra de casarse con ella. Al ver que Baltasar reacciona con sarcasmo, explota Amparo, lo condena con furor amenazándole a muerte y sale airadamente de la escena.

Acto III

 

Amparo, ya visiblemente embarazada, está delante de la fábrica, cantándole a su hijo en el vientre una nana dulce con deseos por un mejor futuro. Las cigarreras están por no estar recibiendo su salario de forma regular desde hace meses. Amparo es elegida para entrar a la fábrica y negociar con los responsables. Cuando vuelve y anuncia que sólo les concedieron medio mes de paga, se forma una revuelta general y las cigarreras empiezan a formar una barricada delante de la fábrica. Sin embargo, cuando se anuncia la llegada de las tropas, se disuelve el motín al instante y queda Amparo sola delante de Baltasar que está al frente de la tropa. Una vez más, Amparo se enfrenta a él y escupe al suelo.

Pasado más tiempo, Amparo está en su humilde habitación, sufriendo ya los primeros dolores del parto, y sin embargo leyendo panfletos revolucionarios, al mismo tiempo que en la calle se nota alboroto por el inminente desenlace de la Primera República. Llegan Ana y Chinto, y mientras Ana va a por la partera, este le vuelve a prometer su amor eterno a Amparo y le ofrece ponerse por padre de su bebé, oferta que esta rechaza una vez más con contundencia denigrante. Llega la partera, y mientras le encomienda unos mandados de urgencia a Chinto, Amparo le ordena que vaya al cuartel a buscar a Baltasar para anunciarle el nacimiento de su hijo. Se va y vuelve Chinto anunciando que Baltasar se ha ido a Madrid a contraer matrimonio con la hija de una familia adinerada. Por fin, al cabo de un tortuoso parto, nace el bebé, una niña, que es recibida con alegría y cariño por Ana, mientras Amparo en un último esfuerzo se incorpora y exclama sus penas entre frases injuriosas y revolucionarias, maldiciendo a la Oficialidad y pidiendo Justicia al pueblo, antes de colapsar sobre su lecho.

 

©2020-2021 Gabriel Bussi & Javier Ozores

Diseño: Terry Williams & Gabriel Bussi